Lactancia: Francia y Chile, dos mundos y mi experiencia

Mucho que decir sobre este tema. Voy a intentar escribir lo importante que me viene a la mente y los pensamientos que muchas veces compartí con mi entorno.

Aquí en Chile es natural amamantar. O intentar por lo menos. Si la madre o el bebe no presentan complicaciones de salud que justifiquen que no lo haga, no da mamadera. Es obvio. Corríjanme si me equivoco. A una mama uno no le pregunta lo que quiere hacer, es evidente, amamantará.

En Francia uno elige. Vas a dar pecho o no ? Es elección tuya. Obviamente que desde unos 10 años la lactancia está muy fomentada y volvió “de moda”. Pero hacía 30 años que al contrario, dar leche de formula era súper aceptado. Mi generación (80’s) fue una generación de bebes Nestlé y Cie. La leche de formula era lo mejor: daba independencia a la mama. Eramos en plena revolución feminista, con la pastilla contraceptiva (y el derecho al aborto, 1974, Simone Veil) y la idea que el marido participe dando la mamadera. Y un factor de mayor importancia: el post-natal dura solo 2 meses y medio, contre 5,5 o 6 meses en Chile desde el 2011. En estas condiciones dificil extraerse leche tanto tiempo. Yo no hubiera podido creo. Busque estadísticas por curiosidad, en Francia a los 6 meses solo 18% de las madres siguen dando pecho. A la misma edad para el bébé, Chile se enorgullece de más de 60% de mamás dando pecho (43% exclusivo en 2013).

En fin, teniendo hijos en Chile era evidente que iba a amamantar. Mis amigas francesas me preguntaron “como lo logras tanto tiempo ?” y “porque lo haces” ? Aquí en Chile nunca me preguntaron esto.

Dos países, dos formas de ver.

Mi experiencia: es verdad, dar pecho esclaviza. lo digo sin filtro, Muchas veces me sentí triste de no poder salir, o hacerlo con el reloj disfrutando de la mitad porque veía el tiempo pasar. Cualquier salida de casa sin niño es desafiante: uno planifica, no decide a que hora sale pero apenas afuera hay que pensar en la vuelta y rápido. Ya hay que volver. Puede ser que estoy exagerada pero fue mi sentimiento. Sé que uno se puede organizar de otras formas también. Nunca logre sacarme leche de forma eficiente, desgastaba mucho tiempo en hacerlo, limpiar los ustensilios, para luego botarla si no la había congelado. Entonces no era opción para mi.

Y por otro lado obviamente, y todas las mamas lo confirman, es un vinculo muy particular y una relación muy linda que se establece con el hijo. Yo disfruto mucho más esta segunda vez con M.. La lactancia de N. la sufrí terriblemente las 3 primeras semanas. Fue como tortura. Me dolió, sangré, lo pase muy mal, mucho peor de el parto. Pensé que iba abandonar.  Me habían avisado que si podía doler pero nunca así. Me salvo una consultora en lactancia de la Leche League. Ella por suerte justo pudo venir le día que iba a renunciar. Dedico 2 horas a explicarme mejor que cualquier matrona y relajarme con el tema. Mi hijo a pesar del dolor y de todo si tomaba leche (en algún minuto pense que alimentaba un vampiro, tomaba sangre, yo quería solo llorar). En fin, mi animo subió, al mes ya iba saliendo de la ansiedad de si iba a poder o no seguir dando pecho. Si lo podía. Luego fue una relación larga y linda dando pecho. Me costo tanto que hacerlo 6 meses fue poco al final. Cuando volví al trabajo N. no quiso mamadera durante 1 mes. Era huelga del hambre. Parar de dar pecho lo hice poco a poco, entre 6 y 8 meses. Sin prisa, de semanas en semanas. Saltando una hora de pecho a la vez para que el cuerpo se acostumbre. El día que cumplió 8 meses fue la última vez que le di pecho, y me acuerdo perfecto de esa última vez. Decidí que era la última vez. El no fue el que decidió el destete. De hecho, todavía para dormirse o cuando está triste, cansado o enfermo pone la manito sobre mi pecho, adentro de mi polera. Esta costumbre intento quitarsela ahora que es más grande y entiende todo, aunque significa mucho cariño para mi.

La lactancia de M al contrario fue una autopista casi sin accidentes en camino. Obvio, con la experiencia del primero cambia del todo. No digo que es siempre así pero en mi caso no hubo problemas. El apego al nacer fue más largo que con N. , ayudo a que se enganche bien al pecho, y a lo mejor ayudo a empezar la lactancia. Nunca sabré si es realmente esto. Mis únicos problemas ocurrieron por un par de salidas más largas (un matrimonio ..) donde aunque me saque leche  2 veces (cada 3 horas) tuve una mastitis. El cuerpo es sabio. Tan acostumbrado que falló cuando le cambie la rutina. Y con M. no tengo problema en darle una mamadera de leche en polvo de vez en cuando, lo acepta muy bien, que fácil! Sé que también empezaré el destete pronto, pero no tengo apuro. Ahora con la vuelta al trabajo toma una mamadera mientras estoy afuera. Y el resto de noche toma pecho de lo que le falta en el día… Cada niño su ritmo, ya renuncie a seguir una norma.

Sobre la lactancia en español recomiendo estos sitios:

http://albalactanciamaterna.org/ y

http://www.llli.org/langespanol.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s